Los episodios perdidos de Doctor Who

Desde 1963 a 1969, el Doctor y sus acompañantes recorrieron el tiempo y el espacio y viajaron del pasado al futuro buscando la paz en un universo en guerra. Pero la única batalla que perdió el Doctor fue frente a la BBC, su desidia y falta de visión de futuro hizo que los episodios de las seis primeras temporadas fueran destruidos.

La historia de por qué la BBC ordenó eliminar las cintas con los episodios es triste. La historia de cómo gran parte de ellos fueron recuperados es fascinante.

Hace mucho tiempo en una galaxia no muy lejana…

unearthly_by_sv7who-d3gdnanPara entender por qué están perdidos muchos episodios de esos seriales hemos de situarnos en la época en la que se produjeron las purgas en los archivos de la BBC. A finales de los sesenta y principios de los setenta, la Corporación gestionaba un enorme archivo audiovisual de producciones propias. Series y programas que había producido desde sus orígenes, de las cuales Doctor Who no era sino una más de entre tantas –recordemos que estuvo a punto de ser cancelada al final de su sexto año, al concluir el serial “The War Games”–.

La serie, al igual que el resto de la época, se grababan en vídeo. Los insertos en exteriores (si había alguna escena de ese tipo) se filmaban días antes en celuloide y se editaban posteriormente, siendo grabado habitualmente todo el episodio de un tirón, en falso directo–. Esto es, solo se interrumpía el rodaje si se producía algún error catastrófico. De hecho pueden verse en eso primeros episodios como hay pequeños errores –que resultan muy evidentes– en el caso de William Hartnell quien a medida que iba avanzando su enfermedad, confundía nombres o le resultaba imposible recordar su texto, teniendo que ser sus compañeros los que en ocasiones le dieran el “pie” o le recordaran sus líneas.

Tras la emisión del episodio, la cinta de vídeo se guardaba en el archivo y de esta se sacaban copias en film de 16 milímetros para las ventas al extranjero. Doctor Who al igual que otros programas de la BBC, fueron vendidos a televisiones de otros países, entregándole al comprador copias de 16mm porque eran un formato más estándar para la época. Se hicieron más copias de las dos primeras temporadas porque esas se vendieron a más países, si bien, muchos canales solo querían las historias de ciencia-ficción, de modo que la BBC, con el tiempo dejó de distribuir los seriales puramente históricos (“Marco Polo”, “The Crusade”…)

Sin embargo, las cintas de vídeo profesionales en aquella época resultaban muy caras y el canal seguía produciendo nuevos programas, de modo que la BBC decidió adoptar una funesta política de la que aún hoy se arrepienten: ¡reutilizar las cintas que contenían programas antiguos para grabar encima los nuevos!

Esta decisión se tomó por tres motivos: a) el coste de las cintas, b) al pasar unos años se consideró que el rendimiento del episodio estaba agotado, es decir, que no había más posibilidades de venta al extranjero, y c) el propio interés de los profesionales (actores, directores, técnicos) en destruir los viejos programas al ver peligrar su futuro laboral, por el miedo a que de conservarlos, los canales de televisión no les contratarían para nuevas series y se limitarían a repetir las que ya existían.

No solo Doctor Who y no solo la BBC, ITV (una agrupación de canales privados) actuó de la misma forma. Así, series ahora clásicas como Dad’s Army, Los Vengadores o Callan sufrieron en sus primeras temporadas el mismo destino. Cuando el canal se dio cuenta de su error, se puso manos a la obra para recuperar su patrimonio audiovisual. La búsqueda comenzó en el extranjero rastreando donde habían terminado las copias vendidas a otros países en los años ’70 –incluyendo a España–.

Untitled_56La BBC distribuyó a sus compradores copias de 16mm. Sin embargo, no se hacía una copia para cada cliente extranjero pues el coste hubiera sido prohibitivo. Las copias que se hicieron pasaban de un país a otro una vez se emitían. Entregar un lote de episodios a una televisión y luego ésta reenviárselos al canal de otro país, fue una práctica habitual hasta bien entrados los años ’80. Gracias a sus archivos de ventas, la BBC sabía donde habían terminado las cintas. El problema era que según esos mismos archivos las copias ¡también habían sido destruidas!

¿Por qué las copias de 16mm también se habían destruido? Esto se debía a que, una vez acabado el ciclo de la copia (ya se había emitido en varios países) ésta volvía al Reino Unido. Allí, dado que ocupaban espacio, se creía que su explotación estaba agotada y ya que no se pensaba reemitir, era destruida. Afortunadamente, algunos técnicos de la BBC salvaron muchas copias guardándolas y llevándoselas consigo. Así se salvaron de la destrucción episodios no solo de Doctor Who, sino de otras series. Con los años esas cintas acabaron almacenes, trasteros, mercadillos y en manos de coleccionistas privados. Y gracias a estos coleccionistas muchos de esos episodios “perdidos” han llegado hasta nuestros días.

Habíamos dicho que una vez acabado el ciclo comercial de la cinta de 16mm, ésta volvía a Inglaterra. Esto fue así solo a veces, ya que como al coste del trasporte de la copia lo pagaba la BBC, se decidió que bastaba con que el canal de televisión extranjero, entregara una declaración jurada según la cual ellos habían destruido la cinta. La BBC no lo iba a comprobar. Ahora sabemos que, afortunadamente, muchas televisiones mintieron, de esta forma se recuperaron muchos episodios supuestamente destruidos. Así en 1991 aparecieron en una televisión de Hong Kong los cuatro episodios del serial “Tomb of the Cybermen”, ¡las mismas cintas que según los archivos se habían destruido en Australia años antes!

En la actualidad el mejor lugar donde buscar episodios perdidos es África, ya que según los archivos ése fue el destino final de muchas copias y debido a la inestabilidad del continente es el lugar donde menos se ha investigado. Los “tele-snaps” de John Cura (usadas para documentar algunas producciones de la época y  promocionarlas) junto con algunos fragmentos de vídeo y audio, fueron durante mucho tiempo la única forma en la que los espectadores podían ver los seriales. Progresivamente el Doctor Who Restoration Team (creado en el 1992) ha ido mejorando la calidad de los lanzamientos en VHS o DVD y desde el año 2006 se han creado animaciones con el audio original. Big Finish o algunas novelas han acabado llenando el vacío existente.

¿Se recuperarán otros episodios “perdidos”? Seguro. Y aunque parece claro que jamás se llegarán a encontrar todos, es muy probable que existan más episodios esperando ser descubiertos en algún archivo, algún trastero o algún almacén de un lejano país. Solo hay que seguir buscando…

Anuncios
Publicado en Doctor Who, Serie Clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivo