Class, Buffy para millennials

(Artículo libre de destripe)

Los que pasamos de los treinta y somos más bien tirando a frikis y/o seriéfilos, disfrutamos en los noventa de una de las mejores series para adolescentes de la historia. Con serie para adolescentes me refiero a ésas en las que los protagonistas son chavales de instituto a los que les pasa de todo. A saber: se echan novia/o, rompen con la novia/o, se preocupan por los exámenes, se sacan el carnet de conducir no sin problemas, tienen discusiones con los amigos, se llevan a matar con los padres o bien son niños de mamá, se pillan la primera borrachera y la lían parda, pierden la virginidad y de repente el mundo cambia…

Buffy, cazavampiros tenía todo eso. Pero no era una serie más. No era Sensación de vivir. Aquí los problemas reales de la adolescencia estaban pasados por el filtro de lo sobrenatural. Buffy pierde la virginidad con 16 años y su mundo cambia radicalmente. Como para no hacerlo, si su primera vez es con un vampiro que se vuelve psicópata nada más consumar el acto… Buffy y sus amigos se preocupan por los exámenes mientras se devanan los sesos para evitar ser masacrados por los chupasangres de camino al instituto. Sus líos amorosos van desde el “no te soporto pero te quiero y a la porra lo que opinen mis pijamigas”, al “me he enamorado de un licántropo pero en el proceso descubro que soy lesbiana y eso no tiene nada de malo “. Y si hablamos de los adultos de la serie, que los hay y terriblemente interesantes, la cosa va en plan “me enamoro y me matan a la novia de la forma más cruel posible” y “me muero de muerte natural dejando a mis hijas solas en el mundo”.

Sí, Buffy, cazavampiros era una serie para adolescentes con mucho elemento culebronesco, pero paradójicamente presentado de forma realista y adulta, por mucho demonio y apocalipsis que hubiera de por medio. Los protagonistas maduraban, o lo intentaban, a su manera y lidiando con los problemas de la vida agravados por la presencia sobrenatural. Hemos visto a Xander pasar de ser un chaval acomplejado y algo tolai a ser un autónomo más o menos exitoso y con los pies bien asentados en la tierra. Hemos presenciado cómo Buffy salvaba el mundo una y otra vez mientras lidiaba con sus propios demonios internos y cuidaba de su hermana pequeña. Y nos encantó ser testigos de ello.

Ahora, casi un par de décadas después, BBC nos estrena una serie que me hace traer a colación al Scooby Gang y la serie de Joss Whedon: Class, el nuevo spinoff de Doctor Who.Class - Ep1En el año en que no hemos tenido temporada regular de Doctor Who, la BBC le encargó a Patrick Ness, afamado guionista y escritor de novelas de ésas que se conocen como young adult, es decir, para adolescentes, la creación de un spinoff de 8 episodios de la serie del Señor del Tiempo, para rellenar un poco el hueco dejado por la serie madre, y de paso abrir boca justo antes del especial navideño y la temporada 10. Y el señor Ness se sacó de la manga una historia de ciencia ficción con jóvenes protagonistas en la que la presencia del Doctor es lo de menos, por que lo que nos cuentan nos hace olvidar muy pronto que la TARDIS se había paseado por Coal Hill durante buena parte del primer episodio…

Que Class es una serie para adolescentes está claro: cinco protagonistas cuyas edades oscilan entre los 14 y los 16 años, cada uno con sus propios problemas personales: el hijo de padres separados, la huérfana de padre, la hija de padres divorciados que encima tiene que hacerse cargo de su madre discapacitada, el que no tiene padres y además es gay y para complicarlo todo también es un alien. Y la adulta responsable que tiene que poner orden y cuidar de que los chavales no se metan en muchos (más) líos. Aunque a Miss Quill se la puede etiquetar como cualquier cosa excepto quizás como adulta responsable. Terminator con tacones de aguja, más bien…

Oh. Extraterrestres. Ése pequeño detalle de los extraterrestres…

Charlie es un alienígena. Y además le gustan los chicos. Y para él es absolutamente natural enamorarse a primera vista de Matteusz. Y para la familia de Matteusz es perfectamente natural echarle de casa por tener novio. Lo de que Charlie sea un alien es aquí lo de menos, esto que nos cuentan es el pan nuestro de cada día en la sociedad contemporánea. Como en toda buena ciencia ficción que se precie, los problemas reales se representan estupendamente en la historia pasados por el filtro de la fantasía.Class - Ep6Tanya se relaciona con chicos mayores porque es una superdotada y siempre es la que parece tener los pies en la tierra, pero su vida personal es un desastre desde que su padre murió. April puede parecer una ingenua tontorrona que se desvive por caer bien, pero demuestra ser la más fuerte del grupo porque le ha tocado hacerse adulta antes de tiempo por culpa de un padre alcohólico y una madre en silla de ruedas. Ram es mucho más profundo y mejor persona de lo podría parecer a simple vista mirándolo solo como un futbolista guaperas y triunfador. Y a todos les acaban uniendo una serie de circunstancias sobrenaturales. Y no se hacen súper amigos de repente y de repente todos se quieren mucho. No. Se soportan y se llevan más o menos bien. Incluso se enamoran. Pero no es todo de color de rosa. Es más bien rojo sangre. Y no ayuda nada que el único adulto responsable que tienen a mano para cuando las cosas se ponen feas de verdad sea una psicópata que, si no fuera por el parásito que tiene implantado en la cabeza, probablemente ya les hubiera asesinado a todos después de darle un guantazo al Doctor por dejarla de niñera de semejante grupito…

Desde el primer momento, es imposible no conectar Buffy, cazavampiros con Class. Ambas están ambientadas en institutos. Ambas protagonizadas por chicos de entre 14 y 17 años. Ambas con elementos sobrenaturales. Y ambas son algo más que simples series para adolescentes.

No son Sensación de vivir o Melrose Place. No son simples culebrones de gente joven y guapa que no se sabe muy bien cómo, pero siempre acaban viviendo felices y comiendo perdices en casas de ensueño a pesar de que los guionistas se empeñen en ponerles trabas a los personajes. Son mucho más que eso. Por que, a pesar de, o quizás precisamente por ser series de género, son más realistas. Nos las creemos. Nos creemos que los padres de Matteusz puedan ser unos capullos intolerantes y homófobos. Nos creemos que Tanya se vea como la hermanita pequeña de la que se aprovechan todos los demás. Nos creemos que Charlie no quiera ser un genocida a pesar de que sería la solución a todos los problemas de la serie. Y desde luego, nos creemos a pies juntillas que Quill quiera quitarse de en medio a toda esa panda de mocosos que no paran de darle la lata y desde luego darle su merecido al Príncipe a la primera oportunidad que se le presente.

Por que no son personajes. Son personas. Te crees que haya por el mundo un Ram o una April, igual que no nos era muy difícil imaginarnos en los noventa que pudieras encontrarte con una Willow o un Giles paseando por ahí. Yo, desde luego, he conocido a algún que otro Xander…landscape-1477055247-11829493-low-res-classPuede que Class haya tenido una primera temporada algo irregular, pero a Buffy, cazavampiros le pasó lo mismo. Es por eso que creo que Class se merece al menos una segunda temporada para que veamos realmente todo su potencial. Buffy empezó a despegar de verdad con el tramo final de la primera temporada, llegando a su máximo apogeo en las dos siguientes, y es lo que espero que ocurra con la serie de la BBC.

Porque aunque yo ya esté demasiado lejos en el tiempo como para identificarme con los protagonistas de una serie para adolescentes, hay elementos muy atrayentes para un público más adulto (y no, no me refiero al gore o al sexo). Y porque Class de Patrick Ness es una más que digna heredera del espíritu Whedon de Buffy, cazavampiros. Además, los millennials se merecían un Scooby Gang propio.

Y porque, admitámoslo: Miss Quill mola. Y mucho.

Anuncios
Acerca de

Amante de la ciencia ficción, la fantasía y la literatura. Trekkie y whovian desde que descubrió el género en su infancia. No concibe la vida sin música rock, especialmente el metal sinfónico y Queen. Adicta a los videojuegos y los cómics , además de cinéfila empedernida.

Tagged with: , , ,
Publicado en Class

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivo